14/03/2017

San Martín

B NACIONAL

El Santo cometió dos errores y los terminó pagando caro

Por: Germán Jimenez
Goicoechea y Serrano, fueron expulsados. Lentini anotó para San Martín. Grazzini y Poclaba, para Douglas.

Noche para el olvido en Pergamino. Cuando San Martín lo tenía controlado al partido, cometió errores que le costaron demasiado caro y lo terminó perdiendo. Fue 2-1 en su visita a Douglas Haig. Ramón Lentini, abrió el marcador. Mientras que Sebastián Grazzini y Raúl Poclaba, le dieron la victoria a los locales. Esteban Goicoechea y Rolando Serrano, se fueron expulsados.

El arranque del partido fue favorable a los de Pergamino, que fueron los que tenían la iniciativa de ir a buscar la apertura del marcador, de la mano de Grazzini, quien fue la figura del primer tiempo.

Sin embargo, antes de llegar a la media hora de juego, San Martín con dos chances, a la cual una la mandó a guardar. Primero fue Gonzalo Rodríguez quien, de la medialuna del área, sacó un violento remate que pegó en el travesaño, lo que avisaba que algo bueno se venía. La segunda, fue adentro. La agarró Lentini en 3/4 de cancha y remató fuerte y cruzado, para que el golazo sea la apertura del marcador.

Y cuando el Santo lo tenía dominado, un infantil codazo de Goicoechea, dejó al equipo con 10 jugadores, ya que Ramiro López no lo dudó y lo expulsó. 

Douglas lo aprovechó y de tanto ir, el "10" encaró por el medio y en una gran jugada personal, sacó un tibio zurdazo que fue bien pegado al palo derecho de Nicolás Carrizo, para poner la igualdad.

El complemento fue más caótico todavía. Porque ingresó Serrano para ocupar el sector izquierdo de la defensa y no duró nada, ya que cerca del cuarto de hora, recibió la segundo amarilla, para dejar con nueve hombres a su equipo y meterse en problemas.

De tanto ir el Fogonero, tras un tiro libre, la pelota quedó bailando en el área chica de Carrizo y la tocó Poclaba, que puso el segundo y el delirio de todo Pergamino.

El Santo intentó ir con mucho sacrificio y entrega, pero no alcanzó. Los errores lo pagó caro y el local no tuvo piedad. 

Recomienda esta nota: