08/05/2017

Atlético Tucumán

PRIMERA DIVISIÓN

Los tiros del final, el peor enemigo del Decano

Atlético ganaba en los dos tiempos, pero los minutos suplementarios, fueron fatales.

La racha que ostentaba en la previa al duelo ante el Decano casi queda trunca porque, dentro del campo de juego, Colón se llevó una sorpresa y casi culmina cayendo ante el equipo tucumano. Las siete victorias consecutivas, ciertamente, se hicieron sentir en los primeros 30 minutos de juego, cuando el elenco de Eduardo Domínguez controló el ritmo del partido. Pero claro: Atlético Tucumán, embalado por su presente en la Copa Libertadores (llegaba de ganarle a Peñarol), tenía un as en la manga: Fernando Zampedri.

El delantero, de cabeza, se encargó de romper el cero del marcador y poner en ventaja al Gigante del Norte, que empezó a acomodarse y ganar metros en el campo. Pero tras la salida del 9 (fue reemplazado por lesión) las cosas cambiaron. Colón no sintió tanta presión ofensiva y fue por el empate. Y lo consiguió con su primer tiro del final: a los 46 minutos del primer tiempo, Blanco desvió un tiro libre (los tucumanos reclamaron fuera de juego) y puso las cosas 1-1.

En el complemento, la historia se repitió aunque con un aliciente: la visita sufrió la expulsión de Guillermo Acosta (doble amarilla) y se quedó con un hombre menos. No obstante, el elenco de Pablo Lavallén continuó buscando y volvió a ponerse al frente: David Barbona venció a Fatura Broun tras una buena combinación con Leonel Di Plácido luego de una desinteligencia de la última línea del Sabalero. 

De todas maneras, el Negro tenía a mano su segundo tiro del final: a los 46 minutos, cuando apenas restaban dos para el cierre del encuentro, Torres sacó un zurdazo esquinado para que todo Colón se unifique en un grito. 2-2 y a otra cosa, porque no había más tiempo para nada.

Recomienda esta nota: