16/03/2017

Atlético Tucumán

COPA LIBERTADORES

De no creer: El Decano merecía el empate, pero terminó cayendo

Por: Germán Jimenez
En menos de cinco minutos, le dieron vuelta el partido a Atlético y cayó por 2-1 en Uruguay.

Este jueves, la suerte no acompañó a Atlético. El Decano pisó fuerte Uruguay pero no se pudo traer nada para Tucumán. Fue 2-1 a favor de Peñarol, que lo dio vuelta al partido en tres minutos, gracias a los goles de Lucas Hernández y Mauro Affonso. Mientras que Cristian Menéndez había abierto el marcador.

Un primer tiempo bastante complicado para los tucumanos, ya que en el inicio del encuentro no se encontraban en el campo de juego y el Aurinegro hacía sentir su peso e historia, hasta Guillermo Acosta tuvo que cambiar de botines por la incomodidad.

Fue dominador por el primer cuarto de hora, pero a medida de fueron pasando los minutos, el Decano empezó hacerse dueño de la bocha. Por el lado de Atlético, la más clara estuvo en los pies de Ignacio Canuto, que una contra, se mandó al ataque y con un derechazo pegado al palo, supo contener bien Gastón Guruceaga

Mientras que la más clara de la primera mitad, fue del local. Cuando el reloj se acercaba al final, tras un tiro libre mal jugado, la pelota le quedó a Hernández, que pateó solo frente a Cristian Lucchetti y el propio Laucha la mandó al córner, lo que era un gol asegurado.

El complemento fue demasiado intenso en todo el campo. Con muchas chances de gol, el que salió aireoso es Peñarol. Sin embargo el que abrió el marcador fue el Decano. Gran jugada colectiva entre David Barbona y Rodrigo Aliendro, quien metió un gran centro y el que lo conectó fue el Polaco, que se tiró de palomita y la mandó a guardar.

Pero no le duraría mucho la felicidad a los tucumanos. La salida de Canuto no le hizo bien al equipo y a las 22' llegaría el empate parcial. Tiro libre ejecutado por Hernández, la pelota se desvió en Mauricio Rosales y le cambió el palo al Laucha que nada pudo hacer. Eso no es todo. Dos minutos más tarde, la recuperó Gastón Hernández, pasó a uno y otro, y le dejó servido a Affonso que llegó para tocarla y poner el 2-1 definitivo.

El Decano contó con tres chances claras luego. Primero un tremendo remate de media distancia del Pulga Rodríguez que pegó en el travesaño. Luego Leandro González, que hizo estrellar la pelota en el palo y por último, Aliendo que le pegó sin mucha potencia y contuvo Guruceaga, la figura del partido.

Desde lo visto, fue inmerecida derrota del Decano. Tal vez, el empate era lo correcto. No se trae nada para Tucumán, pero reina la confianza en poder revertir la situación.

Recomienda esta nota: